Con diálogo, humildad y sentido común nos hubiésemos ahorrado todo este espectáculo.


me aburroAntes de nada me gustaría pedir disculpas por la extensión del texto, pero a buen seguro que a quien interese el tema le parecerá incluso breve…

De vez en cuando surgen temas y situaciones que me sacuden el amodorramiento, el sopor que de un tiempo a esta parte impregna todo… son situaciones que se suceden como ejemplos contundentes de la incompetencia, la falta de criterio e incapacidad de unos; y de la falta de iniciativa, la dejadez más absoluta y falta de respeto de los otros. Los asiduos a este blog (muy pocos pero fieles… gracias) han podido observar algunas fotografías del resultado de la ultima actuación del Ayuntamiento sobre un tramo de nuestras murallas.

Pero centrándonos en el asunto, diremos que el objeto de la ultima discordia es la banqueta que transcurre a lo largo del tramo del parapeto que va del baluarte de San Juan al de San Pedro (conocido también por el nombre del Portal Nou) cuyo origen o “fecha de fabricación” es algo que puede quedar demostrado en base al informe efectuado por el ingeniero José Castellón a raíz de su visita a la fortificación en el mes de junio del año 1687; cumpliendo ordenes del Rey Carlos II a través del Marqués de Leganés, Capitán General del Principado y Ejercito de Cataluña. En dicho informe –entre otras muchas cosas- el ingeniero Castellón hizo unas observaciones y recomendaciones sobre la reconstrucción o reforma del parapeto anteriormente citado, por lo que sería de sentido común fechar el parapeto y su banqueta –teniendo en cuenta los retrasos de costumbre en la época en la financiación y realización de este tipo de obras- a inicios del siglo XVIII. Este tramo de muralla nos muestra como evolucionaba el sistema defensivo a la par de los tiempos, donde las obras de reforma se proponen y ejecutan pensando casi exclusivamente en el papel preponderante que ya viene jugando la artillería, y donde la adopción de la banqueta únicamente en algunos tramos se hace pensando en una mejor disposición del tiro por parte de los defensores.

Y pasando al meollo del problema en cuestión, la primero que se me ocurre a bote pronto es que el diálogo en este caso ha vuelto a brillar por su ausencia. El Ayuntamiento de Ibiza ha vuelto a poner en práctica la política de hechos consumados y ha iniciado unas obras casi podríamos decir que con nocturnidad y alevosía. ¿Con la connivencia de la consellería de Patrimonio de Consell Insular de Ibiza?. Eso deberá aclararse, pero a efectos prácticos no solucionará nada. La oposición en ambas instituciones nuevamente ha movido ficha tarde y mal. Tarde y mal porque su obligación era y es (a quien corresponda dentro de su organigrama) hacer un seguimiento continuo de este incidente desde el primer día, y proponer alternativas… si, alternativas, porque todo problema es susceptible de solución… oposición constructiva lo llaman por ahí.

Pensemos por un momento, ¿qué motivos impulsan al Ayuntamiento para llevar a cabo esa actuación?, ¿peligro estructural de la muralla?, ¿ensanchamiento de la calle para que pueda llegar el trafico rodado hasta la Plaza del Sol en mejores condiciones?, ¿seguir las recomendaciones del plan director de las murallas?, ¿lo hacemos porque nos da la gana y punto pelota?. Si de las tres opciones anteriores nos decantásemos por la segunda (de las tres la más lógica, al menos a primera vista), nos podríamos haber ahorrado todo este espectáculo poniendo a todas las partes a “negociar” los términos de manera civilizada, como es obligación de una institución como el Ayuntamiento de Ibiza que siempre hace bandera de la participación ciudadana. La pretensión de facilitar el tráfico rodado hasta la Plaza del Sol únicamente se sostiene si dicho tráfico se limita a los servicios de ambulancias y de emergencias como bomberos, policía, protección civil, etc. Bien mirado, no está mal pensado y es hasta necesario, por lo que lógicamente la única manera de conseguirlo es ensanchando la calle; cosa que pasa inevitablemente por retranquear el parapeto lo máximo posible… hasta ahí no hay problema, ¿pero qué hacemos con la banqueta?. Pues podríamos haber optado por retranquear un poco más el parapeto y al mismo tiempo mantener sino toda la banqueta en su extensión, al menos la mitad de la misma para dejar constancia de su existencia como ejemplo de lo que anteriormente hemos señalado cuando tratábamos de explicar su origen. Asunto finiquitado.

Nuevamente han tenido que ser los ciudadanos los que han puesto en conocimiento de las instituciones, medios de comunicación, etc. la situación antes de que se produjese lo que parece ser se buscaba, la ejecución de las obras sin injerencia externa de ningún tipo. Lastima, pero aún estamos a tiempo de reconducir el asunto para que todos nos podamos sentir satisfechos del resultado y preservemos lo máximo posible la integridad de nuestro más importante monumento.

Un cordial saludo a todos.

Juan Pacheco

2 Comments

  1. Hola Esther,
    Si, yo también lo he leído y me alegro sinceramente.
    Que cada uno asuma sus responsabilidades, y si el parapeto y la banqueta quedan como antes mejor que mejor.

    Gracias por el aviso

    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s