SOBRE RESPONSABILIDADES SUBSIDIARIAS…


La oposición lo intentó anteriormente (sin mucho éxito y sin complicarse mucho la vida) tratando de crear una comisión de investigación para esclarecer el asunto. Desconozco si tenían conocimiento de este decreto, pero sería muy conveniente que alguien pidiese en algún pleno alguna explicación al respecto, y así principalmente los afectados sabrían consecuentemente a que atenerse.

Pero vamos por partes.

Todos recordamos aún el suceso acontecido en la calle Murada situada en el barrio de Dalt Vila, cuando un corrimiento de tierras casi se lleva por delante un par de viviendas.
Esto acontecía el fin de semana del 18 al 21 de Enero de este año.
Según parece la rotura de una tubería del suministro de agua hizo que el terreno se ablandase, perdiese consistencia; y provocase la aparición de grietas y desperfectos muy graves tanto el la estructura de las viviendas como en el pavimento de la calle y en el paramento de la muralla renacentista que se encuentra a lo largo de la calle Murada (cuyo nombre real es el de Antoni Costa Ramón).
Que la avería parece ser que se produce a raíz de las obras de las viviendas que está construyendo el Consorcio es algo que parece demostrarse cuando para su arreglo se tuvo que abrir una zanja en la misma calle donde se ubican las obras; descartándose además por los servicios técnicos del Ayuntamiento cualquier relación del asunto con las obras de Museo de Arte Contemporáneo.
Como no podía ser de otra forma (basta con tirar de hemeroteca y ver como actuaron en el asunto de las inundaciones provocadas por las obras de las calle Pere Tur y Joan Román), el Ayuntamiento se ha sacudido la responsabilidad de encima rápidamente, y también como ya viene siendo norma cuando no tienen argumentos, trasladan dicha responsabilidad al Partido Popular y su boicot a las inversiones en el Consorcio Ibiza Patrimonio de la Humanidad.

El Ayuntamiento reconoce que “… la calle Murada tiene una infraestructura muy mala y que está pendiente de una actuación por parte del Consorcio Ibiza Patrimonio de la Humanidad, que no ha podido llevarse a cabo por falta de voluntad política…”.

Así mismo, el Ayuntamiento declara que “… se hará cargo de los gastos ocasionados a los dos vecinos mientras dure la situación, y mientras se aclara definitivamente quien debe hacerse cargo de los gastos producidos por el hundimiento…”.

Pues bien,

25-08-2005. 125-08-2005. 225-08-2005. 325-08-2005. 4

25 de Agosto de 2005

Decreto de alcaldía (firmado por Santiago Pizarro como alcalde accidental, y Joaquín Roca como secretario accidental) en el cual los servicios técnicos de urbanismo del Ayuntamiento de Ibiza informan favorablemente de la modificación del proyecto de construcción de las viviendas en la calle Santa Creu y Antonio Costa Ramón (esta conocida como calle Murada).
En el apartado 3.6 Servicios existentes, se detalla lo siguiente:

“… No constan los informes de las empresas concesionarias de servicios públicos AQUALIA, MOSECA y CESPA y de las empresas suministradoras GESA y TELEFONICA por lo que tendrá que solicitarlos el Consorcio Patrimonio de la Humanidad. Se deberá prever partida presupuestaria para las acometidas a los servicios básicos existentes…”

Y finalmente, en las conclusiones de dicho informe, se dice:

“… Se advierte a los responsables municipales lo indicado en el apartado de SERVICIOS BASICOS EXISTENTES RECOMENDANDO PREVEER PARTIDA PRESUPUESTARIA INDEPENDIENTE DE CONTINGENCIA PARA LAS CONEXIONES SOBRE TODO POR EL TEMA ELECTRICO Y REMITIR URGENTEMENTE UN EJEMPLAR DEL PROYECTO A GESA, AQUALIA, MOSECA Y TELEFONICA SOLICITANDO INFORME”.

¿Se pidieron dichos informes?.
¿Informó Aqualia del estado de las infraestructuras, o tenía conocimiento previo el Ayuntamiento de lo que se podía encontrar?. Si así fuese, (y teniendo en cuenta que previamente a acometer una obra de esas características, y en un lugar donde lo normal es encontrarse con múltiples problemas por el estado de las infraestructuras) tanto el Ayuntamiento como la constructora estarían enteradas de la situación y habrían puesto los medios necesarios para que no ocurriese lo que al final aconteció; por lo que en dicho caso entiendo que el Ayuntamiento tendría su parte de responsabilidad sobre un seguimiento de unas actuaciones que no se llevaron a cabo con la diligencia debida.

Todo esto son, como no podría ser de otra forma, meras conjeturas a título personal que únicamente serían rebatibles o aceptables en base a esclarecer la actuación anteriormente citada.
Llevar a cabo una obra en el corazón de Dalt Vila requiere de un seguimiento y de una especial dedicación. Son múltiples los factores que se unen para dificultar actuaciones que serían consideradas como de mero tramite en cualquier otro sitio de la ciudad, por lo que se le supone a los organismos pertinentes un mayor celo… pasó con las inundaciones de viviendas en la calle Sagrada Familia por las obras de reforma de las calles Pere Tur y Joan Román, y asistimos al lamentable espectáculo de cómo se tiraban los trastos Ayuntamiento y la empresa constructora… sin que a día de hoy nada se haya aclarado de las responsabilidades adquiridas. Nuevamente nos encontramos ante un problema similar.

Un cordial saludo a todos

Juan Pacheco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s