Sobre ruidos y ocupación de la vía pública en sa Penya y la Marina. 26.09.2006


Diario De Ibiza, 26 de Septiembre del 2006 

Sobre ruidos y ocupación de la vía pública en sa Penya y la Marina

 (Sagrario CABRERA / Vicepresidenta de la Asociación de Vecinos de sa Penya) 

sapenyavista

La Asociación de Vecinos de Sa Penya quiere mostrar y manifestar su pleno apoyo a la carta del señor Joaquín Luzón -vecino de la Marina- publicada hace unos días, con motivo del exceso de ruido de bares y restaurantes…
Las personas mayores y vecinos que durante todo el año vivimos en las calles de sa Penya y la Marina nos sentimos discriminados y maltratados por aquellos establecimientos que abren sus puertas en la temporada de verano y por las autoridades competentes de velar por el cumplimiento de las diferentes normativas que ha de cumplir un establecimiento público:
– El exceso de ocupación de vía pública de las terrazas impide el acceso a nuestros domicilios. La entrada o salida a nuestras propias casas se convierte en un verdadero salto de obstáculos (sillas, mesas, taburetes y clientes que exigen su derecho a estar cómodamente sentados en la terraza del local elegido para cenar o tomar una copa, desconociendo que su mesa está fuera de los límites del restaurante o bar que le va a cobrar su consumición).
– El volumen de la música de estos locales, que sobrepasa el límite permitido, junto con los `gritos de guerra´ y los tambores de las diferentes rúas de las discotecas de Ibiza, reducen y limitan nuestras horas de descanso nocturno: desde las 3 ó 4 de la madrugada hasta las 8 de la mañana que suena nuestro despertador para ir a trabajar. Eso siempre que al responsable de algún bar no se le ocurra seguir la fiesta a puerta medio cerrada hasta casi las 9 de la mañana…
– Los humos y olores de diferentes restaurantes de la calle de la Virgen o de la Plaça de sa Riba, perfuman nuestras calles con sus improvisadas salidas de humo directamente a la calle. Ningún responsable se ha querido percatar de que estos y otros restaurantes carecen de la salida de humos obligatoria y de que las instalaciones no reúnen las condiciones mínimas requeridas a todo local con cocina propia. Un tubo corrugable atraviesa de manera precaria todo el local hasta la puerta de acceso y dispara sus humos a plena calle, a no más de 2,50 metros de altura….
– Nuestra seguridad también está en peligro por el almacenamiento de muchas bombonas de butano de cada restaurante…
Las denuncias de los vecinos a la Policía Local por exceso de ocupación de vía pública y por exceso de ruido han caído en saco roto. En la Marina y en sa Penya no hay ley. Las leyes las hacen los propietarios de bares, restaurantes y algunos comercios, en beneficio propio y con perjuicio de los residentes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s