Vila destinará a amueblar Can Botino más dinero que a las áreas de Educación o Sanidad. 31.12.2005


El Mundo de Ibiza, 31 de Diciembre de 2005

Presupuesto de Vila Vila destinará a amueblar Can Botino más dinero que a las áreas de Educación o Sanidad

La oposición municipal considera que los 600.000 euros previstos para amueblar el inmueble es una partida «desmesurada» y que las obras no han respetado las características del edificio

El Ayuntamiento de Eivissa destinará en 2006 un total de 600.000 euros para amueblar el edificio de Can Botino, mientras que para Educación sólo tiene previsto gastar 554.159 euros y en sanidad 98.800.La portavoz del Grupo Popular en el Consistorio, Virtudes Marí, calificó esta partida de «desmesurada». «No sabemos de qué mobiliario será», añadió, «pero creemos que es una cantidad demasiado alta y muy por encima de otras partidas más importantes en el Ayuntamiento».Marí subrayó a su vez que la restauración de Can Botino «ha sido una obra faraónica para mayor gloria del alcalde» y recalcó que, pese a que su partido está a favor de la rehabilitación de edificios históricos, «en este caso no se han respetado las características del edificio y, con las obras, lo único que han hecho ha sido cargarse todo el valor histórico del inmueble».Un inmueble que, a su entender, se ha reducido a un despacho para el alcalde, otro para el del teniente de alcalde y un salón de Plenos, «cuando en las actuales instalaciones el espacio es suficiente», manifestó la portavoz de la oposición municipal.Desde un principio la restauración de Can Botino ha estado rodeada por la polémica. Hasta el propio ICOMOS, el consejo Internacional de Monumentos y Sitios de la UNESCO, valoró negativamente las actuaciones que estaba llevando a cabo el Ayuntamiento. «El informe que este Comité Nacional de ICOMOS evacuó el pasado octubre no fue favorable a la intervención de que estaba siendo objeto el inmueble, sino muy negativo. Y esto, por dos cuestiones: porque dicha intervención subvertía sustancialmente la autenticidad y, sobre todo, la integridad del edificio y los espacios libres adyacentes; y, especialmente, porque significaba un mal ejemplo de actuación sobre el patrimonio de una institución pública que, al requerir del común de los ciudadanos que intervengan en sus propiedades con el máximo respeto a las leyes vigentes en Eivissa, de carácter nacional o internacional, no puede por su lado ignorar los principios básicos de prudencia y sostenibilidad, así como el espíritu de los textos y documentos que son de obligado cumplimiento en los sitios incluidos en la Lista del Patrimonio Mundial», manifestó por escrito ICOMOS España.«Resulta muy penoso para nuestra organización comprobar cómo algunos responsables municipales se atribuyen interpretaciones de nuestros informes o de nuestras actitudes para justificar su postura o decisiones de cara a sus ciudadanos», concluye la misiva firmada por la presidenta de la delegación nacional del organismo, María Rosa Suárez-Inclán Ducassi.El contenido de esta carta, que contradecía todas las versiones planteadas desde el Consistorio, fue hecho público por el arquitecto Salvador Roig, quien recibió una copia de la misma al constar ante ICOMOS como denunciante de un proyecto que, desde su aprobación en febrero de 2004, consideró inapropiado por cuanto no preservaba la singularidad del palacio renacentista. Así lo hizo saber al alcalde de la ciudad, el socialista Xico Tarrés, en un detallado informe remitido en mayo de 2004, en el que, además, avisaba de que se ejecución conllevaría el incumplimiento del PEPRI de Dalt Vila.

Un despacho de 113 metros cuadrados

Una vez concluya la rehabilitación de Can Botino, el edificio que se levantó en el recinto amurallado conforme a los tipos de palacios que se construían en Génova (Italia) a finales del siglo XVI y principios del XVII, el despacho del alcalde de la ciudad de Eivissa se trasladará al mismo ocupando 130,10 metros cuadrados útiles. En total, las dependencias municipales dispondrán de 884 metros cuadrados, distribuidos en las dos últimas plantas del inmueble, denominadas en los planos como «planta noble» y «bajocubierta».La decisión de utilizar parte del espacio para dichos usos, adoptada por el Pacte Progressista la pasada legislatura, cuando Ayuntamiento y Consell adquirieron el edificio con dinero del Consorcio Eivissa Patrimonio de la Humanidad, no gustó a la oposición popular por cuanto la compra se realizó con el objetivo de instalar en él el futuro Archivo Histórico de la ciudad. Y se hará, pero destinando a tal fin tan sólo 237,95 metros cuadrados, repartidos en dos plantas.Un proyecto, en definitiva, rodeado de polémica desde sus inicios en el que se habrán invertido más de 3 millones de euros y que ha puesto en duda la gestión del Patrimonio desarrollada por las administraciones públicas pitiusas competentes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s